Cuál es la almohada adecuada

La garantía de un buen descanso es una almohada que se acople a tu complexión física y a tu forma de dormir. Si te despiertas con dolor de cuello u hombros, quizá haya llegado el momento de plantearte cambiar tu almohada, pero…… ¿Sabes cómo escoger la que te va mejor?
En este artículo te daremos unos consejos para ayudarte a encontrar la más adecuada para ti.

La función de una buena almohada es la de lograr que cabeza, cuello y columna vertebral estén alineadas durante el sueño. Su objetivo, entonces, es lo de contribuir a una adecuada postura de la columna, de forma que se relajen los músculos y se pueda favorecer un descanso reparador y una respiración correcta.  No hace falta decir más para comprender la importancia de escoger bien la almohada, pero la almohada ideal no existe, para escogerla hay que tener en cuenta los hábitos de sueño y la complexión física de cada uno, en especial altura y corpulencia.
Hay que hacer hincapié en el hecho de que las dos formas correctas de dormir son de lado o supino (boca arriba). En ningún caso es aconsejable dormir prono (boca abajo). Esta postura obliga a una rotación de las vertebras cervicales y fuerza las lumbares en hiperlordosis, causando molestias en cuello y espalda. Además, si durmiendo boca abajo te abrazas a la almohada, estas forzando los hombros y esto puede causar dolores y tendinitis en el supraespinoso.
Dicho esto, la anchura de la almohada debería siempre ser mayor de la de tus hombros. En cambio, su altura o grosos varía según tu complexión y postura al dormir.

  • Si duermes supino (boca arriba) la almohada que mejor se te puede acoplar es una de altura mediana (unos 12-13 cm) o, en función de tu corpulencia, que no supere los hombros. Su dureza debería ser mediana.
  • Si duermes de lado, para mantener la cabeza y el cuello bien alineados con el eje de la columna, una almohada medio-alta (unos 15 cm) sería la más adecuada.

De todas formas, para no equivocarse, lo ideal sería probar la almohada en la tienda, adoptando la postura en la que duermes habitualmente, comprobando que cabeza, cuello y columna se encuentren bien alineados.

En el mercado hay almohadas con diferentes tipos de rellenos, los más habituales son de pluma, de látex, sintéticos o de espuma.

  • Las almohadas de plumas (de oca o de pato) no son muy recomendables por ser muy blandas y no ofrecer una buena sujeción del cuello. No son indicadas para personas muy robustas, ni tampoco para quienes se mueven mucho mientras duermen. Tampoco son aptas para persona alérgicas, ni para niños pequeños.
  • Las almohadas de látex (sintético, de origen natural o mezcla de ambos) ofrecen una buena sujeción de la cabeza, lo que las hacen muy adecuada para quien duerme de lado o para personas corpulentas. El látex admite bien los movimientos, y es también adecuado para quienes tienen alergia a los ácaros.
  • Las almohadas con relleno sintético (normalmente fibra de poliéster transpirante) son almohadas blandas, adecuadas para personas muy delgadas y para niños y no suelen presentar problemas de alergia.
  • Las almohadas de relleno de espuma son normalmente de poliuretano. Muchas tienen “efecto memoria (memory foam)”, es decir, durante unos segundos mantienen la forma de cabeza y cuello aunque cambies de postura, lo que hace que no sean muy adecuadas para quien se mueve mucho, pero son perfectas para los que duermen de lado.

Para alargar la vida de tu almohada hasta los 5 años (su máxima vida útil) te aconsejamos seguir unas sencillas pautas:

  • Airear la almohada habitualmente: abre las ventanas antes de hacer la cama, y ventila bien tu almohada, al aire, una vez a la semana.
  • Darle la vuelta a menudo: así evitarás que se deforme.
  • Comprar una almohada lavable: basta con lavarla una o dos veces al año.
  • Usar una funda de protección que, esa sí, deberías lavar cada dos meses (la funda de almohada, lógicamente, cada vez que cambies las sábanas).

 

Siguiendo estos sencillos consejos para escoger la almohada adecuada, podrás descansar mejor, levantarte sin dolores, vigorizado, con más vitalidad y listo para disfrutar de los retos de un nuevo día.

 

 

 

CategorySalud
Déjanos un comentario

*

Su dirección de correo electrónico no será publicada

Logo_footer 

Síguenos en:           

Enviar WhatsApp
1
Hola, 🙋🏼 ¿Necesitas ayuda? 💁🏼‍♂️