El jengibre y sus propiedades

 

El jengibre es una planta aromática cuyo rizoma (raíz), la parte de la planta que se utiliza, tiene un peculiar sabor dulce y picante que hace de él una especia muy utilizada y apreciada en gastronomía y con unas sensacionales propiedades medicinales conocidas desde hace más de 3.000 años.
Esta raíz es rica en aceites esenciales como el  limonelo, citronelal, canfeno entre otros, polifenoles específicos como los gingeroles (gingerol, shogaol y la zingerona), que confieren al jengibre su sabor dulce y picante tan peculiar y muchas de sus propiedades curativas. Nos aporta importantes cantidades de vitamina B y C, además de minerales como el calcio, el fósforo, aluminio y cromo, al igual que enzimas como la zingibaina, una proteasa que nos ayuda a digerir las proteínas y fito nutrientes.
Tradicionalmente el jengibre se ha utilizado como un remedio natural para aliviar el malestar gástrico, las afecciones respiratorias y como tónico. Investigaciones recientes han demostrado que sus beneficios para nuestra salud son mucho más extensos. A continuación podréis ver algunos de ellos.

 

Excelente antiinflamatorio

Gracias a sus polifenoles, de los cuales destacan los gingeroles, el jengibre tiene una elevadísima capacidad antiinflamatoria y es muy indicado para personas que padecen artritis reumatoide u osteoartritis.
Estudios clínicos han demostrado que el jengibre tiene una capacidad antiinflamatoria y antidolorifica igual o superior a fármacos como el ibuprofeno, sin tener ningún de los efectos segundario de estos medicamentos.

 

Potente antibiótico natural

El jengibre, gracias a sus características antibacterianas y antivirales (contiene unos doce compuestos antivirales), ha sido demostrado ser un remedio natural muy eficaz a la hora de prevenir y curar resfriados y las inflamaciones de garganta además de ser muy eficaz como antitusivo. Sus propiedades antibióticas cuidan de nuestro microbiota (flora intestinal) manteniéndolo en perfectas condiciones, mejorando nuestra salud intestinal.

 

Activador del metabolismo

El jengibre tiene una potente acción activadora sobre nuestro metabolismo: lo acelera y hace que la pérdida de grasa sea más marcada. Además aumenta la sensibilidad a la insulina, haciendo que nuestro cuerpo pueda gestionar mejor la glucosa, hecho que está estrechamente relacionado con la pérdida de grasa. Estas características hacen del jengibre un valioso aliado en la prevención de enfermedades como la diabetes y en todo tipo de dieta mirada a la perdida de grasa.

 

Beneficioso contra las migrañas

Investigadores daneses descubrieron que el jengibre, por la acción antidolorifica de los gingeroles, puede bloquear los efectos de las prostaglandinas, proteínas que causan una inflamación en los vasos sanguíneos del cerebro que pueden provocar migrañas. Por lo que reduce y alivia las migrañas además de prevenirlas.

 

Alivio contra el estrés

Gracias a su aporte de otro de sus polifenoles específicos, el cineol, el jengibre tiene una acción relajante sobre el sistema nervioso ayudándonos a conseguir un estado de calma. Ayuda a disminuir la ansiedad y a combatir el estrés, haciendo que podamos manejar mejor esos días donde la sensación de agobio nos oprime.

 

Eficaz contra los dolores menstruales

El jengibre, gracias al polifenol gingerol y a sus características antiinflamatorias y antidolorificas, es un óptimo remedio para aliviar los dolores menstruales.

 

Alivia el malestar gastrointestinal

El jengibre es sensacional tanto para los problemas estomacales como para los problemas gastrointestinales: alivia las molestias, facilita la digestión y tiene un efecto carminativo (favorece la expulsión de los gases del tubo digestivo).
 

Eficaz contra mareos y nauseas

El jengibre ha demostrado ser eficaz para prevenir los mareos y las nauseas. Desde los tiempos de la antigua Roma, muchas mujeres tomaban jengibre para evitar las nauseas del embarazo.

 

Efectos secundarios y contraindicaciones del jengibre

Los efectos secundarios del jengibre son raros cuando se utiliza según lo recomendado. Sin embargo, algunas personas pueden ser sensibles al sabor o pueden experimentar acidez.

Las personas con cálculos biliares deberían consultar a un médico antes de usar el jengibre.
El uso a corto plazo del jengibre para la náusea y vómito durante el embarazo parece no plantear ningún problema de seguridad; sin embargo, el uso a largo plazo durante el embarazo no se recomienda.
Todas aquellas personas que están en tratamiento con fármacos anticoagulantes o analgésicos, deberían de informar al médico antes de tomar jengibre ya que este podría interferir o potenciar la acción de estos fármacos.

 

Como tomar el jengibre

Hay muchas formas de tomar jengibre: la más fácil es tomar la raíz fresca o deshidratada (la raíz deshidratada tiene un sabor picante bastante más intenso con respecto a la raíz fresca).
También se puede tomar en infusión.
La infusión se prepara de esta manera: por cada taza de agua pelar y cortar en rodajas unos 10 gramos de raíz fresca o trocear 4-5 gramos de raíz deshidratada. Antes de que el agua hierva, añadir el jengibre, apagar el fuego y dejar reposar unos 8-10 minutos. Otra forma de tomar el jengibre es extracto en capsulas.
La cantidad diaria para poder beneficiarse de todos las propiedades del jengibre varía entre 3 y 10 gramos.

Atreveos a probar sabores nuevos y especiales como el jengibre; además de una agradable sorpresa para el paladar, podréis disfrutar de todas sus propiedades curativas.

 

 

CategoryNutrición
  1. 30 noviembre, 2016

    Hace poco empeze con las infusiones de gengibre, y al principio me sabian raro ahora me encantan, y más las voy a disfrutar,sabiendo esta información.muchas gracias ?

Déjanos un comentario

*

Su dirección de correo electrónico no será publicada

Logo_footer  
     © 2018 Tu mejor tú | Desarrollo web: eConectados
Aviso Legal y Política de cookies

Síguenos en: