Colchón adecuado para tener una espalda sana y descansar

 

Pasamos aproximadamente una tercera parte de nuestra vida durmiendo, así que resulta bastante claro que un colchón que se adapte a nuestras características físicas es la mejor garantía para una espalda sana y de un buen descanso. Si tu colchón tiene más de diez años, o te levantas por la mañana con molestias en espalda, lumbares o caderas, ha llegado el momento de plantearte cambiarlo.
En este artículo te daremos unos consejos para ayudarte a encontrar el más adecuado para ti.

La función de un buen colchón es la de repartir el peso del cuerpo de la manera adecuada de forma que se respeten las curvas fisiológicas de la columna. Debe ser lo suficientemente firme para sostener bien el cuerpo, pero no tanto que resulte incómodo. En los últimos años se ha extendido la idea de que un colchón duro es siempre lo mejor para la espalda. No es así: la dureza, o mejor, la firmeza del colchón, es una cuestión de preferencia personal y, sobre todo, depende de la forma de dormir y de la complexión de la persona.
Si el colchón es demasiado firme por lo que es tu peso, no se adaptará al cuerpo. Esto por un lado permite una mejor aireación, pero por otra hace que el peso no se distribuya adecuadamente por toda la superficie del colchón y la columna no estará en la posición adecuada, sea cual sea tu posición al dormir.
En un colchón demasiado blando para ti, el cuerpo tiende a hundirse. Esto presenta distintos problemas: la sensación de calor aumenta, porque no circula el aire, y por otro lado la columna vertebral y la espalda no están bien sujetas, ni al dormir boca arriba, ni de lado.
Un buen colchón, entonces, debe tener la firmeza suficiente para adaptarse a tu cuerpo de forma que cuando estés en posición supina (boca arriba), se respete la curvatura natural de la columna vertebral, mientras que si duermes de lado, debe mantener la columna vertebral alineada.
En ningún caso es aconsejable dormir prono (boca abajo). Esta postura impide a la columna vertebral mantener su curvatura natural, causando molestias en cuello, espalda, lumbares y caderas.

Por lo general, los colchones con más firmeza son una buena opción si duermes en posición supina (boca arriba), o si eres de complexión fuerte porqué, al ofrecer una buena sujeción, evitarán que te hundas en exceso. También son convenientes si te mueves mucho mientras duermes, ya que un colchón bastante firme te permitirá girarte sin esfuerzo. Un colchón blando haría que te hundas demasiado y te costaría darte la vuelta, lo cual resultaría incomodo y más perjudicial para tu espalda.

Los colchones con menor firmeza son lo más indicado para ti si duermes de lado, visto que consienten al hombro hundirse un poco, y así permitir a la espalda de estar alineada. También son una buena opción si eres una persona más ligera visto que estos colchones se adaptarán mejor al contorno de tu cuerpo repartiendo tu peso de forma uniforme.

Los colchones de muelles puede que sean más adecuados para ti si pasas calor y sudas con facilidad visto que se ventilan mejor y son más frescos. Así como los colchones de espuma, de látex o viscoelastico, al guardar más el calor, podrían ser lo que más te convengan si eres friolero.

En el mercado se pueden encontrar varios tipos de colchones: 

  • Los colchones con muelles ofrecen un soporte suficiente y una buena ventilación, por lo que pueden resultar algo frescos. Hay colchones con cara de verano y cara de invierno, más cálida. En general, estos colchones se adaptan bien al cuerpo y suelen mantener una buena independencia de movimientos para los dos miembros de la pareja en una cama de matrimonio.Colchón adecuado para tener una espalda sana y descansar
  • Los colchones de espuma de poliuretano, son buenos aislantes de calor y, en función de la densidad de la espuma, ofrecen más o menos firmeza. No es aconsejable, para un adulto un colchón que tenga una densidad inferior a 35 kg/m3, y por lo general, a menor densidad (mayor ligereza) mas blandura.
  • Los colchones en material viscoelastico están hechos de una espuma especial que se amolda al cuerpo bajo los efectos del calor y la presión, ofreciendo una óptima distribución del peso corporal. Estos colchones no son aconsejable para personas que suelen cambiar mucho de postura durante el sueño porqué la deformación del material perdura durante un tiempo y, cuando se cambia de posición, puede resultar incómodo.
  • Los colchones de espuma de látex pueden ser de látex natural (proveniente del árbol del caucho), látex sintético (proveniente del petróleo) y materiales auxiliares usados en distintas proporciones. Hay colchones que combinan látex natural y sintético. Estos colchones ofrecen un sostén bastante firme, pero al mismo tiempo son muy flexibles y se adaptan bien a los contornos del cuerpo, distribuyendo la presión de manera uniforme. Son buenos aislantes del calor, y gracias a las ventilaciones mantienen igualmente un ambiente agradable en la zona de contacto. Son una buena opción para quienes se mueven mucho por la noche, pues el látex absorbe eficazmente los movimientos del cuerpo. También para parejas si uno se mueve mucho. Estos colchones son idóneos para las personas con alergias respiratorias o asma, ya que evitan el riesgo de colonias de ácaros pero, sin embargo, están prohibidos para los alérgicos al látex.

De todas formas, antes de elegir tu colchón, tómate algo de tiempo para probarlo en la tienda antes de comprarlo. No basta con sentarse y palparlo, túmbate, prueba distintas posturas… busca el colchón que mejor se adapte a tu gusto, a tus características y a tus necesidades. Túmbate de espaldas y pasa una mano entre la zona lumbar y el colchón: si hay demasiada holgura el colchón puede ser demasiado rígido para tus características. Si la mano no pasa, el colchón es demasiado blando y el cuerpo se hunde en exceso. Si duermes en una cama doble junto a tu pareja con peso y forma de dormir muy distinta de la tuya, se puede optar por dos colchones unidos, cada uno adaptado a las condiciones del usuario. No obstante, un colchón de látex o uno de muelles embolsados mantendrán igualmente la independencia de movimientos.

Estos sencillos consejos te ayudarán a elegir el colchón que mejor se adapte a ti garantizando la salud de tu espalda, un buen descanso y una mejor calidad de vida.

 

 

CategorySalud
Déjanos un comentario

*

Su dirección de correo electrónico no será publicada

Logo_footer  
     © 2018 Tu mejor tú | Desarrollo web: eConectados
Aviso Legal y Política de cookies

Síguenos en: