Propiedades del Romero

El romero protege nuestra salud bloqueando las aminas heterocíclicas (HCA), sustancias que inducen daño genético, y por esto cancerígenas, que se forman cuando la carne se hace a la parrilla, se fríe o se ahúma. Una vez ingeridas, podemos encontrar trazas de HCA en el colon, las mamas, próstata y páncreas. Nuevas investigaciones han demostrado que estas sustancias se pueden encontrar después de la cocción (tan sólo 4 minutos después que la temperatura haya alcanzado los 178ºC) en carne bovina, aves, hasta en pescado. Pero la cantidad más alta de aminas heterocíclicas se encuentra en la carne a la brasa o a la parrilla; a mayor tiempo de cocción y mayor temperatura, mas aminas.

Varios estudios han demostrado que el romero, gracias a la acción de sus potentes antioxidantes como el ácido rosmarínico, el ácido carnósico y el carnisol, aplicado sobre la carne, durante la cocción, reduce del 61% la formación de aminas heterocíclicas. Además estos antioxidantes son tan potentes que protegen nuestra piel contra el daño causado por la exposición solar. El romero fortalece nuestro sistema inmunitario. Inhalar aceite esencial de romero baja los niveles de cortisol aumentando nuestras defensas. Aumenta el flujo sanguíneo del cerebro y dificulta la formación de coágulos, reduciendo el riesgo de sufrir un ictus. Usado en el aceite de cocción (para freír por ejemplo) reduce, de forma muy significativa, la formación de peroxídaciones lipídicas cuyos productos finales son altamente cancerígenos.

Si tenéis que haceros unas radiografías, tomad mucho romero a lo largo de los días anteriores, ya que este nos protege contra el daño causado por los rayos gama.

El romero se puede usar fresco, seco en hojas enteras, trituradas o en polvo, lo importante es consumirlo siempre a la hora de cocer todo tipo de carne o en el aceite de cocción y así mejoraremos nuestra salud y calidad de vida.

 

 

CategorySalud

One Trackback

  1. […] Cuando se habla de radicales libres nos referimos a todas aquellas moléculas o átomos que tienen un electrón desapareado en su órbita más externa. El hecho de tener este electrón desapareado, hace de los radicales libres moléculas muy inestables. Esto los lleva a buscar el equilibrio quitando, por medio de reacciones químicas, el electrón que les falta a otras moléculas como lípidos, hidratos de carbono, proteínas y ácidos nucleicos (ADN). Estas reacciones se llaman de oxido-reducción o redox, es decir reacciones donde hay un intercambio de electrones entre dos moléculas en las cuales una se oxida (pierde electrones) y la otra se reduce (los adquiere). En este caso el radical libre se reduce mientras que se oxida, por ejemplo, un lípido que a su vez se vuelve inestable, empezando una serie de reacciones redox en cadena. De normal nos preocupamos por lo perjudicial que puede llegar a ser el gluten, el aceite de palma, las grasas trans etc.., cuando en realidad la peroxidación lipidica es muchísimo más perjudicial para nuestro organismo. La propagación de estas reacciones y su duración depende, esencialmente, de la acción de otras moléculas llamadas agentes antioxidantes, que tienen la capacidad de ceder el electrón que falta y estabilizar la reacción química y así parar la cadena. Por ejemplo un óptimo agente para reducir las peroxidaciónes lipidica del aceite para la cocción es el ácido rosmarinico, un polifenol especifico del romero. […]

Déjanos un comentario

*

Su dirección de correo electrónico no será publicada

Logo_footer  
     © 2018 Tu mejor tú | Desarrollo web: eConectados
Aviso Legal y Política de cookies

Síguenos en: